Vivir en el pueblo que me vio crecer, todo un lujo

/ / NOTICIAS

Hace unos meses tuve el placer de hablar con Anton Monner, cronista de Gandesa y incansable defensor de la vida rural,  sobre un proyecto que hacía mucho tiempo maduraba en mi cabeza: un banco de tierras. Este proyecto finalmente se hace realidad gracias a la colaboración desinteresada de la  asociación Tecolote que se pone al frente para poder gestionarlo correctamente.

Mi proyecto nace de la triste realidad que vive mi municipio des de hace años, una realidad que parece extenderse por toda nuestra comarca, el despoblamiento. Durante años hemos visto como nuestra población iba menguando, los jóvenes se iban a  estudiar fuera y no volvían quedando en el pueblo una población cada vez más envejecida. De la mano de esto, los comercios también han ido desapareciendo y por supuesto el campo es quien más ha notado esta huida a la gran ciudad en busca de oportunidades.

Me sume en una profunda tristeza pasear por el término de Riba-roja d’ Ebre y ver tantas fincas abandonadas, esas mismas fincas que yo pude ver en su máximo esplendor durante mi juventud, ahora olvidadas donde los árboles no han dejado de crecer y la vegetación se ha instalado para dar paso a frondosos bosques de arbustos que lo invaden todo sin mantenimiento ni control.

Lamentablemente mi proyecto coge fuerza debido al enorme incendio que asolo la comarca hace un año, un incendio que marco un antes y un después para muchos trabajadores del campo y de la ganadería . El Despoblament RuralAlgunos perdieron fincas que tardarán años en recuperar otros animales, instalaciones, material pero todos perdimos  recuerdos y momentos inolvidables vividos en los montes devastados por el incendio.

Mi sueño y ahora proyecto quiere poner su granito de arena para frenar esta situación de abandono y dejadez, quiere intentar  atraer a la juventud al campo y darle facilidades para encontrar tierras que trabajar. Es un proyecto joven que necesita tiempo pero espero en breve poder ver resultados aunque soy consciente  que habría que llevar a cabo grandes y profundas reformas para poder dar la vuelta por completo a la situación del municipio en el que vivo junto a mi familia.

A raíz del libro “ El Despoblament Rural” observo, tristemente y muy a mi pesar, que la situación de mi municipio se extiende por muchos otros y que el problema parece ser siempre el mismo: la falta de oportunidades, proyectos, infraestructuras ,…. Se que la solución no será fácil ni rápida pero espero que llegué a tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.